Cómo afrontar una muerte inesperada

Siempre es duro perder a un ser querido y más cuando se trata de una muerte inesperada. Nuestro día a día se tiñe de gris y es difícil ver cómo salir de la tristeza en la que se ha caído. Sin embargo, hay que seguir adelante, pero para ello hay que pasar por varias fases. 

Cómo iniciar el duelo

Para poder afrontar mejor la muerte repentina de un ser querido e iniciar el duelo, algunas personas acuden al psicólogo, mientras que otras prefieren pasarlo solas en casa o bien, apoyándose en sus familiares o amigos más allegados. Pero ¿qué se recomienda hacer en una situación así?

Hay que tener una cosa clara y es que este tipo de pérdida y su duelo no son iguales que los de otra esperada y certera. En el caso de la segunda, sin darte cuenta, ya te has ido preparando y mentalizándote poco a poco. Por ello, especialistas recomiendan la necesidad de pasar por tres fases: aceptar la realidad, hacerle frente a la tristeza y la superación.

Acepta la realidad

Lo peor que una persona puede hacer es negarse a lo sucedido. El primer paso que hay que seguir es el de aceptar la realidad. Cada persona es un mundo y sus reacciones son muy diversas, es por ello que muchas se cierran y se muestran frías como si nada hubiera sucedido.

En este caso, lo que hay que hacer es dejar fluir los sentimientos: llorar y desahogarse sin retener las emociones ya que de esta forma será mucho más difícil pasar al siguiente paso. Sin embargo, no hay que forzar el llanto, hay que dejar que llegue solo y una vez llega, soltarlo todo.

Hazle frente a la tristeza

En muchos casos el sentido de la culpa y el enfado nos invaden. No entender el porqué es uno de los motivos por el que nos cuesta más superar una pérdida así. Por ello, lo mejor es hacerle frente a la tristeza y así, llegarás a la última fase: la superación.

En esta fase se recomienda rodearse de aquellas personas que nos quieren y que son importantes en nuestras vidas ya que son las que mejor nos entienden y podrán ayudarnos.

Supera la pérdida

En esta última fase es donde tendrá lugar la asimilación de lo sucedido, así como su superación. No es nada fácil pasar de un punto a otro, pero siempre hay que mirar hacia delante. Si bien, la pérdida de alguien querido no se olvidará, sí se puede vivir con ello.

Ante una muerte inesperada es muy importante volver a la normalidad cuanto antes: volver a realizar actividades cotidianas y mantener la mente ocupada. Siempre puedes contar con Funeraria Albacete para estos momentos.