El mejor, y más barato, regalo de Reyes

Qué pedir a los Reyes Magos o a Papá Noel se convierte en una duda de difícil resolución cuando tenemos de todo lo habido y por haber.

Especialmente compleja cuando se trata  de pedir para uno mismo; Sin embargo, el mejor regalo de Reyes del mundo está a nuestro alcance.

“Yo es que tengo de todo”. La frase no es nueva ni tiene derechos de autor (habría hecho una millonada de haberlo registrado) pero se repite año tras año por estas fechas. Cuando en el horizonte del calendario comienzan a vislumbrarse los últimos días del año vuelve una y otra vez la misma escena: las madres y abuelas – que asumen en su mayoría la confección de la carta familiar a los reyes – indagan sobre las intenciones o necesidades de unos y otros ante la crucial cita.

.

¿Y tú, qué quieres para Reyes?

Mientras recogemos la mesa tras la comida, en mitad de un paseo o durante la visita de los abuelos a casa. En un interludio, como el que lanza una pelota de tenis sobre la mesa “¿y tú, qué quieres para Reyes?” Y la pelota rebota con cierta parsimonia en la tabla, sin mucha altura, “Yo, ehhhh”. En un momento dado, la ponemos en una caja de madera para que vaya golpeando las paredes hasta cesar en su movimiento. “Yo es que tengo de todo. No sé decirte”. Y la pelota se para. Solución: las cartas a los reyes se llenan de cosas que pasarán el siguiente año dando vueltas por el baño, el dormitorio, la mesita de noche.. cosas como el bote de colonia, la corbata, el jersey de cuello de pico, unos guantes demasiado gruesos para el más riguroso de los inviernos, ese libro de autoayuda en el que no pasamos de las tapas… Si juntáramos todos los regalos fallidos de reyes del mundo crearíamos una montaña que ríete tú del Everest o cualquiera de los ochomiles. Un Montañón.

El regalo más maravilloso del mundo

Por eso aquí te damos las claves del mejor regalo para estas fechas. Para una respuesta clara y nítida a la pregunta de los enviados reales que nunca contestas con la suficiente claridad y determinación; para que nunca más vuelva a aparecer por tu dormitorio esa legión de regalos tecnológicos insufribles que no pasaron de abrir la caja para ver si iban con o sin pilas. ¿Cuál es el regalo que REALMENTE necesitas a día de hoy?

Muy atentos porque la solución a esa pregunta puede resultar evidente pero no por ello menos realista. En pleno siglo XXI el trabajo, la familia, los amigos, las series de moda, el móvil de moda, la aplicación de moda, el grupo de whatsapp que no cesa de recibir montajes…nos impiden ver el bosque. El mejor regalo de Reyes que tienes que pedir a los reyes de Oriente, a Papá Noel, Santa Claus o sus renos para estas navidades es: Tiempo.

Pide tiempo para holgazanear, para una siesta sin teléfonos ni ruidos, para romper el sofá a ronquidos, para leer ese libro que sigue esperando paciente en la estantería tu visita, para planificar ese viaje que sólo has compartido con tus neuronas. El mejor regalo que te puedes – y te pueden – hacer es tiempo para uno mismo, sin interrupciones ni consultas, sin malas noticias, sin “tenemos que..” o “hay que ver ya…”. Tiempo, tiempo, tiempo. Pide tu isla desierta por horas y disfrútala como si no hubiera un mañana porque te la has ganado. Y si viene con silencio de serie y sin cobertura de móvil pues eso que te llevas. A disfrutar.