El síndrome de Cotard: como muerto sin estarlo

El síndrome de Cotard es un raro trastorno psiquiátrico. Te sorprenderá saber que la persona que lo padece cree que ha fallecido o sufre otros delirios igualmente extraños. El primer caso documentado, en una paciente a la que se llamó Mademoiselle X, fue reportado por el doctor Jules Cotard en 1880.

Creo que estoy muerto

Efectivamente, «creo que estoy muerto» es lo que piensan algunos de los aquejados por esta enfermedad mental. Esta manifestación, además de algunas otras, constituyen lo que se llama delirios. Con este concepto se expresa la existencia de una idea falsa pero que el paciente cree que es cierta. Está tan convencido que es imposible disuadirlo utilizando argumentos lógicos o pruebas fehacientes. Lo habitual es que se encuentre este síndrome asociado a estados depresivos, a la enfermedad de Parkinson o a la esquizofrenia.

Pensamientos delirantes más frecuentes

Además de la sensación general de abstracción de la realidad y la despersonalización, algunas de las ideas que se presentan con mayor frecuencia son las siguientes:

– Estar muerto.

– La putrefacción, muerte o ausencia de algún órgano o el estar vacío de ellos.

– El cuerpo ha dejado de existir y lo que se percibe es irreal.

– Haber perdido toda la sangre.

Tener gusanos bajo la piel a causa de la putrefacción.

– Paradójicamente algunos pacientes creen que son inmortales porque pueden seguir viviendo, piensan, sin determinado órgano.

Síntomas asociados

Una evidencia de la enfermedad y que suele estar asociada a ella es la depresión, en casi el 90 % de los casos. Hay también conductas lesivas como dejar de comer por creer que no se necesita, o por la misma razón no asearse, no tomar los medicamentos o no ir a la consulta del médico. Otros síntomas son las ideaciones suicidas, la analgesia (incapacidad para sentir dolor) y las automutilaciones.

Causas

Al parecer el asiento anatómico de esta enfermedad es la hiperactividad de la amígdala cerebral, donde están las emociones. También se ha querido explicar por daños en las regiones temporales y parietales o inhibición en la corteza prefrontal izquierda. Se cree que algunos factores genéticos podrían causar estas alteraciones. La ausencia de receptores de dopamina en el cerebro también se ha planteado como causa, ya que es una sustancia asociada a la percepción del placer.

Una explicación posible es que el paciente deja de reconocerse en el espejo y que por ello se desconecta de la realidad. El sentirse muerto sería una consecuencia de este fenómeno.

Tratamiento

Tratar este síndrome es bastante complejo. Se han utilizado antidepresivos y antipsicóticos en diferentes combinaciones junto con terapias cognitivo-conductuales que pueden llevar a conectar con la realidad. En casos escogidos puede utilizarse terapia electroconvulsivante.

El síndrome de Cotard representa un desafío para los psiquiatras, psicoterapeutas y neurólogos, pues es una enfermedad poco frecuente, difícil de explicar y de tratar.