Se busca país donde vivir en paz

En los últimos años muchos de nosotros nos hemos hecho la misma pregunta: como ayudar a los refugiados.

En primer lugar hay que saber que una persona refugiada es aquella que no puede regresar a su propio país porque corre un riesgo real de sufrir persecución u otros abusos o violaciones graves de sus derechos humanos por ser quien es o por sus creencias…

Nadie elige huir de su propio hogar. En la mayoría de los casos estas personas escapan de conflictos armados y más del cincuenta por ciento de los refugiados son menores de dieciocho años, en su mayoría niños… ¿Cómo ayudar a los refugiados?

Muchos países, en lugar de ofrecer protección a las personas refugiadas, les cierran las puertas

Hoy en día los países ricos están dejando de lado a los refugiados y son pequeños países, mucho más pobres, los que están recibiendo y apoyando a los más de 21 millones de refugiados que hay a día de hoy a nivel mundial.

Las personas refugiadas, al igual que cualquier otro tipo de persona, tienen derechos.

Los Estados tienen el deber de protegerlas. La base de estos derechos se encuentra en la convención de Ginebra de 1951 y en su Protocolo. Pero por desgracia estos derechos no siempre se cumplen como se esperaría.

En la mayoría de los casos los refugiados se ven obligados a vivir en condiciones infrahumanas, en lo que se conoce como campos de refugiados.

En estos lugares no solo sufren situaciones de hacinamiento, sino que pueden llegar a sufrir violencia, incluso sexual. Además las raciones de comida son escasas, el saneamiento es deficiente o el acceso a la educación limitado o nulo, entre otras cosas.

Cuando una persona refugiada llega a un nuevo país puede llegar a pasar por numerosas penalidades. Desde el aislamiento por falta de apoyo para integrarse, exposición a la violencia, falta de oportunidades de empleo o discriminación en la escuela.

Pero ¿cómo ayudar a los refugiados? Existen diferentes formas de apoyar a los refugiados. La más inmediata sería utilizar todos los conocimientos que ya tienes sobre su situación, y compartirla con la sociedad, ya sea de forma directa o a través de las redes sociales. La conciencia social es muy importante.

La donación de dinero o ropa es otra de las formas. En los campos de refugiados hace falta prácticamente de todo,  desde alimentos, pasando por ropa, e incluso peluches pueden ayudar mucho a estas personas. Todo lo que se les pueda hacer llegar será bien recibido.

Si quieres involucrarte más, puedes ayudar como voluntario. Existen muchas organizaciones que buscan personas para llevar a cabo diferentes acciones. Y por último, y quizá la más complicada, sería alojar refugiados en tu casa.

Entre todos podemos hacer de este mundo un sitio mejor, ahora ya sabemos un poco más sobre cómo ayudar a los refugiados.