Se acerca la Semana Mundial del Agua

Ahora que estamos a las puertas de la Semana Mundial del Agua, como cada año, es momento de reflexionar acerca de este líquido y su vital importancia para el desarrollo de la vida en el planeta, tanto para la generación de la propia naturaleza como, muy importante, la regulación de la temperatura terrestre. 

Algunos datos sobre el agua que debemos recordar

  • El agua que hay en nuestro planeta no ha aumentado ni disminuido en 2000 años, conteniendo alrededor de 525 millones de kilómetros cúbicos.
  • Un árbol pierde 265 litros de agua cada día por el proceso de evaporación. Una hectárea de maíz, alrededor de 30 000 litros.
  • La potabilidad del agua de la Tierra se reduce al 0.007 por ciento. Y aún así, ese porcentaje se reduce cada año a causa de la contaminación.
  • Unos 1100 millones de personas no pueden acceder directamente a agua potable. En muchos casos, deben caminar hasta 10 kilómetros para conseguirla. Los decesos derivados de la falta de agua potable ascienden a 4500 niños cada día.
  • Y si el agua regula la temperatura del planeta, también lo hace con nuestro organismo. Tres millones y medio de personas mueren cada año por enfermedades relacionadas con el agua de mala calidad.
  • El cuarto de baño consume la mayor parte del agua de una casa. Solo el inodoro, hasta 26.5 litros, y una ducha de 5 minutos, hasta 190 litros.

Peligros acerca del agua

Una sequía puede traer enormes consecuencias para el planeta. De hecho, según el Atlas Nacional de Riesgos, es uno de los principales desastres naturales del mundo. ¿Por qué? Porque una sequía impacta:

  • La agricultura en general y a la vegetación.
  • El medio ambiente, modificando hábitats de especies que necesitan el vital líquido para existir, y ecosistemas.
  • La industria de la alimentación, cuya materia prima depende de la agricultura. Si no hay agua, la agricultura se ve afectada y, con ello, la producción de alimentos y el coste de los mismos.
  • La economía en general. Una producción agrícola afectada hace que los costes generales aumenten.
  • La contaminación. Una sequía genera mayor contaminación por una baja en la disolución y capacidad de depuración que el agua provee.
  • Los animales como, por ejemplo el ganado, cuya mortalidad aumenta por la desnutrición y la deshidratación.
  • El cuidado del agua es un reto que tenemos como sociedad durante todo el año, no solo durante la Semana Mundial del Agua. ¿Cómo hacerlo?
  • Dúchate, no te bañes. El ahorro entre una actividad y otra puede ser de 150 litros de agua.
  • Limita el uso del lavavajillas o ponlo cuando esté lleno, como la lavadora.
  • Recicla el agua que puedas, por ejemplo, para regar. En el jardín, ten aspersores inteligentes y riega lo más temprano que puedas.

En definitiva, la Semana Mundial del Agua es un recordatorio que debería alcanzar todo el año.