La importancia del vino en los ritos funerarios en la Antigüedad

Si has oído hablar de algunos ritos funerarios de los tiempos antiguos, habrás visto que muchos son complicados y cargados de simbolismos. Como sabes, el vino forma parte de manera inseparable de las culturas que por siglos han rodeado el Mediterráneo.

El vino y los rituales fúnebres de la Antigüedad

Las civilizaciones egipcia, griega y romana han dejado en los restos arqueológicos testimonios irrefutables del uso del vino en momentos tales como inhumaciones, plegarias y ofrendas, incineraciones, libaciones y banquetes fúnebres. A continuación, te contamos que en muchas ocasiones el vino se asociaba a la sangre y recibe de ella la fuerza simbólica de la inmortalidad y el renacimiento.

Grecia clásica

Los griegos practicaban una serie de ritos de los cuales dependía el correcto tránsito del espíritu al mundo de los muertos y el vino servía a un doble propósito. Durante el acto deposicional, los presentes practicaban la libación, primero bebiendo el vino y luego derramándolo. En esta segunda fase se usaba para apagar las brasas y para lavar los restos humanos antes de colocarlos en ánforas. En caso de que el difunto fuera a ser enterrado, el vino se vertía sobre el ataúd.

En cualquier caso, el ajuar del difunto lo acompañaba. Has de saber que posteriormente a la deposición se realizaban dos banquetes, uno de inmediato en casa del difunto, que duraba tres días, y otro un mes después. En ambos casos el vino era parte importante.

Antiguo Egipto

Como sabes, las personas de elevado rango social y los faraones eran colocados en sus sepulcros después de un complejo proceso de momificación. Junto a ellos se depositaban objetos de uso cotidiano para la otra vida, además de alimentos y bebidas. Particularmente llamativo fue el caso de la tumba de Tutankamón, en la cual se encontraron varias ánforas de vino con inscripciones. En ellas se detallaban datos como la procedencia del vino, el año y el propietario del viñedo.

Roma imperial

Los romanos de la antigüedad, especialmente los de mejor posición, realizaban un ritual parecido al que te comentamos acerca de los griegos. Apagaban las cenizas de la cremación con vino, pero cuidando de no mojar los restos. Estos, posteriormente, se lavaban con leche y vino añejo antes de depositarlos en la tumba. Como te comentamos, se asociaba esta bebida a la inmortalidad, capaz de evitar la destrucción.

El difunto podía en vida incluir en una cláusula testamentaria que se hicieran ofrendas de vino en su honor. Una práctica frecuente tras el sepelio era el consumo del vino dentro de un ritual en el que los presentes pasaban las copas de uno a otro.

Como puedes ver, los ritos funerarios, el consumo vino y las ofrendas son actos de intenso contenido simbólico desde tiempos antiguos. Ahora los rituales son distintos y si buscas una funeraria en Albacete, puedes contactar con nosotros.