La importancia de borrar la huella digital tras un fallecimiento

Cuando una persona muere deja, sin quererlo, un sinfín de asuntos digitales pendientes, como pueden ser sus redes sociales o, en general, toda la información que existe sobre él o ella en Internet. Es increíble el rastro que queda, que tiene y debe ser borrado por los familiares. Un momento en el que surge la siguiente pregunta: ¿cómo borrar la huella digital tras la muerte?

Borrar huella digital tras la muerte

Los familiares o empresas especializadas deben encargarse de este borrado.

La principal razón de borrar la huella digital es el dolor que supone para los familiares que la persona fallecida siga viva en la red. Proteger a la persona fallecida de informaciones, del uso indebido de sus datos personales o incluso de opiniones supone llevar a cabo este borrado. Un borrado que evitará que la identidad del fallecido sea suplantada o usada en fraudes, entre otros escenarios adversos.

El borrado digital es un servicio cada vez más demandado. Hay que señalar que este borrado puede ser completo, cuando se trata de una persona anónima; y parcial cuando se trata de un personaje público. En este segundo caso las noticias acerca del fallecido no podrán ser borradas, porque la ley ampara dichas informaciones.

El olvido, todo un derecho

Se llama derecho al olvido y está recogido en el Reglamento Europeo de Protección de Datos, así como por los dictámenes de la Agencia Española de Protección de Datos. Un derecho que puede ser expresado por el fallecido en su testamento, incluso antes de su muerte. Así, dejar atada la huella digital antes de morir, cada día es una práctica más habitual.

No obstante, ese derecho al olvido puede ser promovido por los familiares, que se pueden encargar personalmente de ello o contar con servicios funerarios 24 horas en Albacete, una iniciativa a la cabeza de la innovación en cuanto a servicios relacionados con el sector funerario se refiere.

Si, por el contrario, son los familiares los que se quieren ocupar personalmente, las redes sociales como Twitter, LinkedIn, Instagram o Facebook ya cuentan con protocolos para este borrado, que requieren, eso sí, del certificado de defunción y del registro notarial de aceptación de herencia para ser activados.

Independientemente de quien gestione las bajas en las redes y en los motores de búsqueda, debes saber que, aunque los plazos se han acortado con respecto al pasado, pueden pasar meses hasta que el trámite sea ejecutado de no actuar con celeridad y diligencia en este sentido.

Como no podría ser de otra manera, en nuestra funeraria en Albacete apostamos por adaptar nuestros servicios a las necesidades de nuestros clientes. Esperamos que esta guía sobre la importancia de borrar la huella digital tras la muerte te resulte útil.