La eutanasia en el mundo

Los movimientos en pro de la eutanasia abogan por el derecho a morir con dignidad. Alegan que es un acto de amor y defienden la libertad de escoger la muerte si así se ha decidido. Las leyes sobre la eutanasia varían entre los países del mundo e inclusive dentro de un mismo país.

Conceptos relacionados

Siendo un tema muy complejo y polémico que puede eventualmente estar relacionado con tus allegados, es importante que tengas claros algunos conceptos que pueden prestarse a confusión.

Eutanasia activa

Es la que requiere una acción para producir la muerte, decisión que se toma cuando el paciente la solicita.

Eutanasia pasiva

En este caso no hay acción sino omisión. Se prescinde de los tratamientos, recursos o medicamentos que mantienen al enfermo con vida.

Muerte asistida

También se la llama suicidio asistido y, en contra de lo que puede parecerte, no es una forma de eutanasia, pues aquí la persona procede por propia mano. Se administra a sí misma medicamentos con la intención de morir, que habrán sido facilitados por otra persona.

La eutanasia en el mundo

Los promotores de la eutanasia activa y pasiva en el mundo han logrado el éxito en algunos países, donde se considera un derecho que se ha ido abriendo paso en las legislaciones.

Eutanasia activa legalmente aprobada

Es aceptada y legal en los Países Bajos, Luxemburgo, Bélgica, Colombia, Canadá y el estado australiano de Victoria.

Suicidio asistido legalizado

Es legal en Alemania, Japón, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Albania y en el estado de Victoria en Australia. En los Estados Unidos se acepta en Montana, Colorado, California, Hawái, Oregón, New Jersey, Washington D. C. y Vermont.

Eutanasia pasiva

La eutanasia pasiva no está penalizada en Suiza, Reino Unido, Alemania, Corea del Sur, Irlanda, Francia, Argentina y la India.

La situación en España

El caso de España es complejo, pues la opinión pública favorable ante la eutanasia y has de saber que han habido muchas propuestas apoyadas por movimientos políticos, pero esta propuesta aún no ha prosperado. Hasta el momento, el suicidio asistido está castigado con penas de dos a cinco años, y la eutanasia, de seis a diez años.

La Ley de Autonomía del Paciente así como las normativas de nueve comunidades autónomas relativas a la muerte digna reconocen a los pacientes el derecho a negarse a recibir tratamientos que prolonguen la vida. Lo que no se acepta es la muerte asistida.

En la Comunidad de Madrid existe la Ley de Derechos y Garantías en el Proceso de Morir que avala el derecho del paciente a rechazar los tratamientos cuando están en situación agónica o terminal. También permite adecuar las terapias en una enfermedad irreversible.

Las leyes sobre la eutanasia en el mundo presentan un panorama que puede resultarte complejo. Es el reflejo de una situación trascendental para la vida humana.