Funeral civil, una tendencia en auge

Cada vez son más las personas que manifiestan en sus últimas voluntades su deseo de celebrar un funeral civil o sepelio laico en lugar de una ceremonia religiosa. Aunque la opción por este tipo de ceremonia va en aumento, no es conocido por gran parte de la población.

En qué consiste un funeral civil

Un funeral civil es el escogido por aquellas personas que o bien no creen en dios o bien no quieren despedirse de los suyos en un contexto religioso. En un sepelio civil, todo cuanto se cita o evoca está relacionado con el difunto y su vida terrenal. No hay alusión religiosa alguna: ni simbología, ni representación clerical, ni mención alguna a la Biblia o al cielo o a la salvación eterna.

Al igual que ocurre en un funeral católico, la finalidad del funeral civil es que familiares y seres queridos se despidan del difunto, pero su estructura y desarrollo es muy distinto.

Cómo se desarrolla un funeral civil

La estructura de un funeral civil, aun siendo más libre y flexible que las de los funerales religiosos, se organiza normalmente como sigue: apertura, reflexiones, tributo, entierro (o incineración) y cierre. Puede acompañarse con música, incluso en directo (hay quien opta por violines, o piano en directo), o música grabada para ambientar la despedida.

Apertura

El funeral laico es oficiado por el celebrante o maestro de ceremonias. Es conveniente que haga una breve introducción a los asistentes explicando en qué consistirá la ceremonia y los puntos que se van a tratar. Será también el encargado de establecer los turnos de palabra y de organizar a los asistentes. Esta función puede ser desempeñada por algún familiar o amigo cercano al difunto, aunque se recomienda recurrir a un profesional que desarrolle la función.

Reflexiones

Son comunes las reflexiones sobre la vida y la muerte, aunque desde un enfoque más filosófico que religioso.

Tributo

El celebrante y los asistentes participan activamente para rememorar al fallecido. Pueden compartir anécdotas y momentos vividos juntos o incluso proyectar fotografías o vídeos. La elección de los contenidos a tratar es, evidentemente, muy personal y basada en la voluntad del difunto o de sus más allegados. La finalidad, al igual que en los funerales religiosos, es la de honrar al difunto desde el más absoluto respeto, pero en este tipo de funerales cobra protagonismo la participación de los asistentes.

Entierro o incineración

También puede ir acompañado de lecturas o intervenciones, aunque más breves que en las etapas previas.

Palabras finales

Normalmente se encarga de ellas el celebrante. Sería el cierre de la ceremonia.

Si necesitas asesoramiento porque no sabes muy bien qué pasos debes seguir para celebrar un funeral civil, ven a visitarnos. En funeraria Albacete te informaremos de las opciones que tienes disponibles para cumplir sus voluntades en su último adiós.