Flores para el Día de todos los Santos

Plantas coloristas y resistentes, las más demandadas.

A falta de pocas semanas para la celebración del Día de Todos los Santos son muchas las floristerías que empiezan ya a recibir los primeros encargos. Cuáles son los centros o ramos más indicados, te lo indicamos a continuación.

Conforme octubre empieza a asomar por el calendario de Ana, en una de las floristerías del centro de Albacete, empieza a vivir la cuenta atrás. Y la campanilla de la puerta y la agenda de mano – paciente junto al teléfono – su particular montaña rusa. Desde proveedores a clientes o familia, todos empiezan a movilizarse alrededor de los profesionales de las flores en una cadencia sin freno hasta el día 30. Y este año con propina, puesto que el 1 se situará en martes, repartiendo esfuerzos. De todas formas, lo mejor en estos casos es el trabajo con antelación; y conocer los gustos de los clientes.

Un buen ramo o centro de flores para el día de todos los santos debe cumplir dos condiciones: colorido y resistencia. Se trata no sólo de un elemento decorativo sino también de un homenaje a los familiares que ya no están entre nosotros; y queremos que perdure lo máximo posible, tanto si acudimos al campo santo el 1 de noviembre como si hay que colocarlos unos días antes.

Tres flores indispensables

En el pódium de flores para el Día de Todos los Santos hay tres claros ganadores: los crisantemos, claveles y lirios las más demandadas. La medalla de oro sin duda recae en el crisantemo. Originario de china – donde se cultivaba hace más de 1.500 años – de donde saltó a Japón, convirtiéndose en imagen del sello imperial, y más tarde (siglo XVII) a Europa con un término que en griego significa “Flor Dorada”. En todo este tiempo ha demostrado ser una de las flores que más se adaptan a todo tipo de situaciones pudiendo plantarse en cualquier época del año (y casi en cualquier lugar) y exhibiendo una amplia variedad de colores. Es una todoterreno y una apuesta segura habiéndose convertido en sinónimo de sabiduría, honestidad o alegría. Como curiosidad: en Asia es típico el té de crisantemo que suele tomarse como remedio de la gripe.

La tierra natal de Rocío Jurado, Chipiona (Cádiz), es el mayor productor de clavel cortado de Europa. Aún, entornando los ojos, podemos ver a la chipionera por excelencia con un clavel prendido del pelo. Se trata de una flor muy nuestra, mediterránea, de fuerte olor y gran resistencia. Comparte con el crisantemo la capacidad de supervivencia en cualquier época del año y es capaz de mutarse casi en todos los colores del arco surgiendo todo tipo de combinaciones que, a floristas de toda la vida como Ana ya no sorprenden. Ella apuesta más por el clásico rojo o blanco como apuesta segura rodeada de elementos verdes ornamentales como la siempre espectacular paniculata. Para gustos, colores. Ojo, al regarla, no encharcar.

Lirio, azucena o lilium, medalla de bronce, explota como una fuente de color en ramos y centros de flores. Son las más caducas pero también las más potentes en tamaño y distinción. Se trata de una familia con 110 variedades registradas.

¿La debilidad de muchos? Las rosas que, aunque más efímeras, aúnan color y fragancia. También hay quien se guía por los gustos que tenía en flores el familiar desaparecido. Ana empieza ya a recibir llamadas. Veremos este año para cuando no le queda hueco en la agenda de reservas de flores para el día de todos los Santos.