Cómo estimular la comunicación familiar

La comunicación en familia es vital y debe basarse siempre en la confianza, nunca en la sospecha. Actuar con empatía es importante, sobre todo al hablar con los hijos o en el diálogo intrafamiliar. La familia es una jerarquía de amor: debemos saber escuchar y hablar.

Conocerse dentro de la familia es fundamental: debemos abrirnos, expresar nuestras preocupaciones y planteamientos. Con ello, conseguiremos mejorar la comunicación, el sentimiento de pertenencia y, de paso, ayudarnos mutuamente.

Pero, a veces no es fácil. ¿Qué recursos ayudan a las familias a comunicarse mejor? ¿Qué consejos debemos seguir? A continuación, te mostramos algunos de ellos.

Comunicación en familia: los mejores consejos para estimular el diálogo intrafamiliar

La comunicación en el seno familiar puede ser complicada. La falta de tiempo, las obligaciones, las diferencias de edad o la madurez son aspectos que influyen en la comunicación. Siempre se recomienda dedicar un tiempo para cada uno de los hijos y seguir estos consejos:

1. Tener paciencia

Esto no debe significar que se le consientan malos modos o faltas de respeto.

2. Hablar con los hijos es no entrar en conflictos con ellos

En el caso de que no nos guste algo de los hijos, se debe expresar con tranquilidad lo que se piensa sobre sus amigos, conductas o ideas. El menor debe escuchar y reflexionar sobre lo que se le ha dicho.

3. Escuchar a los menores

Esto es sumamente importante. Comprender y saber lo que el menor piensa sobre la familia, la vida, los demás y él mismo es vital. Tras escucharle, se le pueden ofrecer algunas pautas que le ayuden a madurar y crecer.

4. Interesarse por la vida del hijo, pero sin interrogar

En ocasiones es complicado, pero es la línea a seguir. A pocas personas nos gusta que nos interroguen o nos digan qué hacer. Lo mismo con los hijos.

5. Respeta sus momentos de intimidad

Si, por ejemplo, lo ves preocupado y no te cuenta qué le ocurre, no lo agobies. Únicamente debes transmitir que puede contar contigo para todo lo que necesite.

6. Ayúdale a que comunique sus emociones

Esto requiere una gran dosis de paciencia. Debe ser él el que dé el paso y que te cuente sobre hechos concretos.

7. No vuelques la ansiedad en tus hijos

Comunica con serenidad que te preocupa que saque malas notas o que esté yendo con malas compañías.

8. No desahogarse con el menor

Una cosa es transmitir nuestras preocupaciones y emociones, otra bien distinta el desahogo. La mayoría de los menores no se encuentran capacitados para escuchar problemas conyugales, por ejemplo.

La comunicación en familia es vital para mantener un vínculo unido y fuerte. El diálogo en ella, sobre todo con los hijos, nos ayudará más de lo que pensamos. ¡Sigue estos consejos y todo mejorará!