Donantes de sangre, donantes de vida: donación de sangre

El color rojo es más que un símbolo de pasión, irá o incluso peligro, como algunos piensan. Es un símil que refiere al color vibrante de la vida, a la colaboración y a la energía que se transmite cuando una persona dona sangre. La salud y la asistencia sanitaria está en todos nosotros con la donación de sangre.

Ser donante de sangre: héroes de estar por casa

Hoy puede ser tu vecino, tu primo lejano o un desconocido. Mañana puedes ser tú quien la necesites.

La sangre la fabricamos nosotros mismos, pero necesitamos varios días para que pueda reponerse. Por eso, la donación de sangre es un acto que puede salvar vidas, sobre todo en situaciones catastróficas y de urgencia donde la pérdida puede ser excesiva.

Requisitos para donar sangre

Antes de realizar la donación de sangre, los profesionales determinarán algunos parámetros básicos. Detectarán si tienes algún tipo de anemia presente y si te encuentras en condiciones para poder realizarla. Es importante que la noche anterior a la donación duermas bien. Evita fumar media hora antes de donar y acude habiendo comido un plato bajo en grasas. No hace falta que acudas en ayunas.

Si lo deseas, puedes buscar un centro o lugar donde se realicen extracciones periódicamente. Es imprescindible que seas mayor de edad y tengas menos de 65 años. Además, debes pesar más de 50 kilogramos, tener un IMC mayor a 19 y gozar de buena salud. Por ejemplo, no debes tener enfermedades presentes que puedan condicionarte, como la anemia ferropénica. Tampoco debes padecer ninguna enfermedad infecciosa (destacando las enfermedades de transmisión sexual) o estar tomando antibióticos.

Es importante que no te hayas sometido a una cirugía, transfusión de sangre o realizado un tatuaje en los últimos meses.

Además de la satisfacción personal, existen estudios que hablan de que donar sangre puede ayudarte a disminuir el riesgo de padecer diabetes y enfermedades del corazón. No solo puedes ayudar en graves accidentes, sino también en otras situaciones como en complicaciones obstétricas, tratamientos de enfermedades oncológicas y hematológicas.

¿Qué se hace con la sangre donada?

Dentro de este líquido, puedes encontrar distintos compuestos microscópicos. Las plaquetas, los glóbulos rojos, el plasma (la parte líquida), entre otros van a ser aprovechados para distintos casos. Cada compuesto tiene un tiempo para poder conservarse. Por ejemplo, el plasma puede almacenarse hasta 2 años congelado, mientras que las plaquetas se almacenan durante 7 días a 22 grados centígrados.

Cada vez son más los que se animan a hacer este regalo tan importante para la sociedad, la llamada donación de sangre. Cada año son más de un millón y medio de personas las que donan sangre en todo el país. En el mundo, la cantidad de sangre recogida asciende a 112 millones de litros de sangre. Y tú, ¿escoges hoy salvar vidas?