Ideas para no heredar deudas

¿Te has visto en la tesitura de heredar deudas? Desde nuestra funeraria en Albacete

 te presentamos algunas ideas por las que puedes optar en esa situación.

heredar deudas

Cómo funciona una herencia

Una herencia es un proceso complicado, dado el estado emocional de las personas que se enfrentan a ella. Además, cuando existen intereses económicos siempre surgen discrepancias o disputas, por eso lo más recomendable siempre es que haya un testamento.

Si no es así, la herencia es para hijos y, en su defecto, para sus descendientes. En caso de que no haya hijos, es para padres y ascendientes y el cónyuge que, además, tendrá el derecho de usufructo de parte de la herencia.

En cualquiera de los casos, estos son los pasos que debes seguir: 

  • Identificar a los herederos y demostrar su derecho a percibir la herencia.
  • Solicitar el certificado de últimas voluntades.
  • Comprobar si existe testamento o no.
  • Hacer un inventario de deudas y bienes de la herencia.
  • Adjudicar y liquidar la herencia
  • Durante los 6 meses posteriores será necesario abonar el impuesto de sucesiones.

¿Prescribe una herencia?

Una herencia posee un plazo imprescriptible, pero el plazo para liquidar el impuesto de sucesiones se establece por la legislación tributaria y tiene un plazo máximo de 6 meses. No obstante dicho plazo puede ampliarse hasta un año, sin necesidad de justificarse. Para que esto sea válido hay que solicitarlo dentro de los primeros 5 meses desde el fallecimiento.

¿Qué hacer para no heredar deudas?

Si no sabes si pueden existir deudas de los fallecidos es mejor heredar a beneficio de inventario. El procedimiento en este caso es:

  • Inventariar los bienes y las deudas.
  • Liquidar las deudas.
  • Heredar el sobrante.

De esta forma no se heredan las deudas de los fallecidos.

Tanto la renuncia como la aceptación de una herencia es irrevocable. Cuando se ejecuta esta opción de herencia a beneficio de inventario, se separa el patrimonio hereditario del que posea el heredero y así este no deberá responder con sus bienes ante posibles deudas de los fallecidos. Se cubre con la herencia hasta donde corresponda, pero nunca con su propio patrimonio.

Para acogerte a este formulismo debes refrendarlo por escrito y ante notario o ante un juez. Además, será necesario nombrar a un administrador de bienes.

Si se renuncia a la herencia también ha de formalizarse ante notario y por escrito. Como la herencia no desaparece, esta pasaría a la segunda línea sucesoria, nietos, descendientes, etcétera, salvo que expresamente en el testamento se refleje quién recibe la herencia si renuncia la primera línea de sucesión.

Si en segunda línea no se acepta el hecho de heredar las deudas, pasarían a los ascendientes, hermanos, sobrinos y primos. Por último, si nadie aceptase, pasaría a la comunidad autónoma pertinente o al Estado.