El deporte en familia y sus múltiples beneficios

La actividad física nos reporta grandes beneficios a todas las edades. Hacer deporte unidos dentro del grupo familiar es más fácil de lo que parece y ayuda a todos sus integrantes.

Beneficios para tener familias sanas

Los mismos efectos positivos que el deporte brinda individualmente benefician a cada miembro de la familia cuando están integrados en una actividad. Se potencian al hacerlos en compañía y hay algunos adicionales.

Unir a la familia

Cooperar unos con otros, compartir anécdotas y triunfos, competir sanamente, aprender a perder y también a ganar hace que los lazos de cariño se establezcan y se fortalezcan, manteniendo la unidad familiar. Los vínculos afedtivos se crean al compartir actividades como los viajes y los deportes.

Mejorar la comunicación

Tener la necesidad de comunicarse constantemente durante una actividad compartida nos lleva a abrir y mantener activos los canales de comunicación, y se aprende a funcionar como un equipo.

Inculcar valores

Todas las disciplinas deportivas están basadas en unos valores. Si se realizan en equipo, esos valores son compartidos. La puntualidad, la responsabilidad, la veracidad, la constancia y la resiliencia que se aprenden con la actividad física son una educación adicional que se refuerza o se adquiere cuando los niños y los padres comparten actividades físicas.

Reducir el estrés y la ansiedad

La actividad deportiva por sí misma es capaz de generar endorfinas, dopamina y serotoninas, lo que es un conjunto de sustancias con efectos relajantes y antidepresivos naturales. Cuando se está en un grupo de personas con las que hay lazos afectivos firmes este efecto se potencia, permitiéndonos tener un estado de relajación mental y además ayuda a todos a dormir mejor.

Refuerza el aprendizaje

Inculcar buenos hábitos y rutinas productivas son buena parte de la formación de la infancia. Al practicar un deporte en conjunto los padres enseñan a adoptar determinadas rutinas de una manera divertida y predicando con el ejemplo.

Vivir el presente

Alcanzar las metas que nos hemos propuesto es imposible sin enfocarnos en la tarea que tenemos enfrente. Esto nos ayuda a concentrarnos en el presente y a olvidar todo lo demás.

Aumentar el bienestar físico

Ganar fuerza muscular, flexibilidad, capacidad respiratoria, coordinación y velocidad es estar bien entrenado. Una familia que tiene esta condición se siente bien, enferma menos y tiene menor riesgo de padecer enfermedades crónicas.

Contrarrestar la vida moderna

El sedentarismo y la ingesta de comidas ultraprocesadas o alimentos con calorías vacías son factores que inciden en la aparición de enfermedades. Practicar una actividad deportiva se opone al sedentarismo, y además puede usarse la oportunidad para enseñar a los niños a comer meriendas que beneficien su rendimiento.

Hacer deporte unidos es una fuente de efectos positivos para todos los miembros del grupo familiar; serán así familias sanas y más felices.