Controla las fases del duelo

Pese a que todos sabemos que la muerte es una fase más de la vida, cuando llega la pérdida, afrontarla es complicado. Y aun cuando en psicología las fases del duelo están perfectamente identificadas y descritas, la realidad es que cada persona vive ese dolor de una manera diferente.

Existirán aspectos comunes, pero la intensidad o el tiempo de cada estado dependerá de la persona, de la circunstancia de la pérdida y de otros tantos factores.

Las fases del duelo, conocerlas para controlarlas

Aunque, como decimos, cada persona vive el duelo de una manera diferente es muy positivo conocer las distintas etapas del duelo para poder afrontarlas cuando se estén produciendo.

En este sentido, los expertos aseveran que la identificación de las fases y de lo que nos está pasando es la mejor manera de sobrellevar el tránsito. Ese camino por el dolor que, aunque inevitable, si puede ser más llevadero.

1. La negación

Negar la realidad o sentir que no está pasando es la manera en la que reaccionamos para amortiguar el golpe de la pérdida.

2. La ira

Suele llegar tiempo después de la muerte. El enfado y un sentimiento de ira llegan de la mano de la realidad.

Justo cuando tomamos consciencia de que la muerte ha sido real, de que ha pasado; cuando se tiene consciencia de que esa pérdida además no es transitoria sino definitiva.

3. La negociación

En términos técnicos esta fase sucede cuando creemos que podemos revertir la situación. Se trata de negociar para cambiar las cosas.

Suele darse tras la ira pero también incluso antes de la muerte. En este caso, las conocidas como promesas a cambio de la salvación son un claro ejemplo de esta fase que, además, dura muy poco porque no encaja de ninguna de las maneras con la realidad.

4. La depresión

El cansancio y la apatía hacen acto de presencia cuando además de la pérdida definitiva hay que aceptar que a partir de ese momento hay que vivir con esa ausencia.

Es una etapa muy dura, ya que se suele sentir incapacidad para salir del estado de tristeza. Es una época en la que se llega a sentir incluso dolor físico.

5. La aceptación

Aunque en las etapas anteriores pueda parecer impensable, la aceptación llega. Termina llegando.

La desesperanza y el desasosiego se van desdibujando en una etapa en la que se suele sentir fatiga.

Es el tránsito que experimenta el duelo hacia la aceptación no solo de la pérdida, sino de la capacidad de volver a sentir alegría o por lo menos esperanza.

En definitiva, las fases del duelo son inevitables, eso es algo que los expertos en servicios funerarios 24 horas en Albacete sabemos muy bien. Por esta razón, en funeraria Albacete nuestra misión es hacer el duelo más llevadero.