Cómo escribir un buen discurso fúnebre

Redactar un discurso póstumo es difícil, ya que no es un discurso cualquiera. Tendrá que ser leído en un momento difícil, tanto para familiares, como amigos de la persona fallecida. En este momento

, la oratoria fúnebre es clave, ya que los asistentes viven una confluencia de sentimientos y emociones muy variadas

En este discurso es primordial dejar claro, entre los que allí se encuentren, un mensaje emotivo con el cual se rememore y se haga pervivir en el recuerdo de todos los presentes la memoria, el respeto y la admiración hacia esa persona fallecida.

5 claves a seguir para redactar un discurso póstumo

Aun así, ya que hay que tener en cuenta varios factores para no fallar en un discurso tan especial como este, te proponemos cinco pautas claves, de las que podrás ayudarte a la hora de redactarlo.

1- Obtener la mayor información sobre el difunto

Para facilitar el flujo de palabras, lo mejor es que conozcas, cuantas más cosas mejor acerca de la persona fallecida. Puedes obtener datos personales, historia, memorias y anécdotas que haya vivido el difunto durante su vida.

2- Hacer una lista planeando lo que se va a expresar

Una vez que has obtenido la información anterior, lo ideal es desarrollar una lista de forma ordenada de acuerdo a lo que quieras escribir. Entre las cosas que escribas en esta lista, tendrás que elegir las que consideres más destacadas y las más generalizadas, sin que sea demasiado largo y tedioso.

3- Practicar el tono

Cuando ya hayas redactado el discurso, es imprescindible que ensayes el tipo de tono con el que vas a dirigirte a los asistentes. Además de estudiar los tipos de gesto que vas a utilizar. Puedes utilizar un tono u otro, dependiendo de lo que estés trasmitiendo durante tu discurso.

4- No hacerlo muy extenso

Lo más aconsejable es que este tipo de discurso no sea muy largo. Lo ideal es que ocupe un par de folios como máximo.

5- Tener confianza en uno mismo

Como en todo en la vida, lo más importante es la confianza en ti mismo, no debes tener miedo a hablar sobre la muerte. Teniendo confianza en ti mismo y expresando todo tal y como lo hayas ensayado, no te resultará tan difícil.

Recuerda que el objetivo principal de tu discurso es el de hacer un elogio a un ser querido, es decir, homenajear a la persona fallecida.

En definitiva, te encargarás de rememorar la vida del difunto, a través de tu oratoria fúnebre, tus gestos y tu aliento. De esta manera, ayudarás a las personas presentes a mitigar un poco ese dolor que puedan llegar a tener en ese momento. Desde nuestra funeraria, te ofrecemos los mejores servicios y ponemos todo a tu alcance para que estos momentos tan difíciles se te hagan lo más llevadero posible.