Toma precauciones ante las alergias

Prepárate este año para las alergias en primavera, porque esta temporada de lluvias intensas va a traernos una estación especialmente problemática para las personas sensibles.

Si bien es cierto que puedes paliar muchas molestias con medicinas, te vamos a proponer una serie de sencillos remedios para que pruebes algo “menos agresivo”.

Consejos para cuidarte con las alergias en primavera

Una de las principales precauciones que podrías tomar es la de adaptar tu agenda a los ciclos de mayor emisión del polen de las plantas. Si eres de esas personas que salen a correr o hacer otros ejercicios al aire libre, quizá quieras plantearte hacer ejercicio en un gimnasio con aire filtrado, al menos mientras dure la estación. También es recomendable que, si acudes a la piscina, acudas a una tratada con ozono en lugar de con cloro, para evitar acentuar tu reacción alérgica.

Otra consideración que podría interesarte observar es la de vigilar tu alimentación. Es posible que hayas notado que aumentan tus síntomas alérgicos al comer yogur o alguna clase de carne. Esto es porque algunos alimentos pueden producir reacciones cruzadas con la alergia al polen en ciertas personas.

Si esto te ocurre con frutas y verduras, paliarás estas reacciones con tan sólo cocinarlas en lugar de comerlas siempre crudas. Por ponerte un par de ejemplos, se sabe que la alergia al polen de abedul está relacionada con las manzanas, cerezas, melocotones y peras crudas, o que el polen de artemisa puede provocar reacciones adversas al ingerir apio crudo.

La importancia del magnesio

El magnesio es un mineral que te ayuda a relajar las paredes de los músculos lisos, favoreciendo la reducción de la intensidad de los ataques de asma, y permitiéndote respirar mucho mejor. Las dosis que puedes necesitar varían según tus condiciones físicas. Si eres deportista necesitarás un mayor aporte, ya que buena parte de este mineral lo perderás con el sudor y en el gasto normal de tu trabajo muscular.

Si haces mucho deporte, es posible que necesites un par de dosis de unos 1000 miligramos al día, pero insistimos en que esta cantidad es muy variable para cada individuo.

La quercetina para estabilizar tu sistema inmune

La quercetina es un pigmento natural presente en algunas plantas que realiza un función de estabilización de tu sistema inmunológico. En concreto trabaja sobre las células que liberarían la histamina, que es una de las principales sustancias que producen los síntomas de tus alergias en primavera, como el lagrimeo y las secreciones nasales.

Lo más recomendable es que consumas unos 300 miligramos de este componente. Podrás encontrarlo en alimentos como las cebollas, cítricos, peras, manzanas, la albahaca, los arándonos, las coles, el vino o el té. La quercetina funciona mejor si se acompaña de la vitamina C, pero lo más común es que encuentres ambas combinadas en la mayoría de alimentos.

Como último consejo durante las alergias en primavera, recuerda hidratarte con suficiencia. Las lágrimas y las secreciones nasales te harán perder muchos líquidos, así que procura, como mínimo, beber un litro más de lo normal cada día.