Acciones para un estilo de vida mindfulness

El mindfulness es un estilo de vida que hunde sus raíces en las teorías budistas acerca de la importancia de la meditación en la consecución del bienestar personal. De todas maneras, en este texto no pretendemos ofrecerte un repaso histórico de esta filosofía de vida, sino explicarte cómo la puedes aplicar a tu día a día. 

Unas recomendaciones de la funeraria en Albacete

En esta funeraria en Albacete estamos comprometidos con enseñarte las claves de los modos de vida saludables. Hoy en día acumulamos un gran estrés en numerosos pensamientos y acciones que, en realidad, no nos repercuten positivamente. Simplemente, nos cargan de un mayor estrés, lo que produce cuadros tendentes a la ansiedad.

El estilo de vida mindfulness, por su parte, pone el foco en centrarse en lo importante y dejar al margen lo secundario. En las siguientes líneas te damos algunos consejos para que tu calidad de vida mejore mediante esta metodología de relajación.

Pon en práctica el estilo de vida mindfulness en tu propia casa

Nos hemos acostumbrado peligrosamente a ser personas multitarea. Intentamos hacer demasiadas cosas a la vez y la realidad es que, al final, no hacemos casi ninguna de ellas bien.

El método relajante que te estamos presentando, por su parte, se orienta a disfrutar del proceso. A darle la importancia que merece, lo que también mejora su rendimiento. Y, como consecuencia, tu estado de salud física y mental se beneficiará.

Toma nota de estas indicaciones para sacar partido a esta filosofía oriental.

– Haz paradas durante el día para sentir tu respiración. Concéntrate en no pensar en nada y notar las constantes vitales de tu cuerpo. Por otro lado, dar demasiadas vueltas a los pensamientos rumiativos solo te carga de tensiones innecesarias; ¡así que evítalo!

– Disfruta de los momentos de descanso, que tienen que ser suficientes y estar desvinculados de otras actividades que puedan originar perturbaciones en ellos.

– Fíjate en las claves de ejercicios físicos como nadar, correr o montar en bicicleta. Vas a descubrir nuevos matices en las acciones que llevas a cabo, los cuales te sirven para progresar en estas prácticas tan comunes.

– Intenta escuchar con atención los diálogos, de manera que logres una conexión más directa y veraz con tus interlocutores.

– Abstráete de los ruidos exteriores que, por ejemplo, no te permiten percibir los sonidos de la naturaleza.

– Trata, poco a poco, de tomar tu comunicación con una mayor calma, lo que posibilitará que te expreses con más sencillez y acierto.

– Convierte las acciones cotidianas, como cuidar de tu mascota o limpiar, en procesos cuya realización merezca realmente la pena. De este modo, te costará menos hacerlos y saldrán mejor.

El mindfulness es una decisión que puedes tomar por tu propia cuenta para prosperar de una forma sana. Tómate las cosas con calma y ve aplicando estos consejos durante el año. ¡Siéntete bien!